las bombas y los niños

Ayer tenía que decirle a mi jefe que debería salir del trabajo a las 15h para poder llegar a clase a las 16h, pero al ser la presentación, pensé que era mejor ir a una entrevista de trabajo de diseño freelance a las 18h. Tengo la moto estropeada y debo ir en transporte público.
Lo intenté pero salí más tarde de las cinco de la oficina, tuve que comprar una tarjeta de metro, el tranvía se escapó, esperé en el andén, a pleno sol, sin tabaco. Ya eran las 17.20h, y todabía estaba en Sant Adrià.
Llegué a Diagonal mar y subí al bus 7 para llegar a paseo de grácia y allí hacer trasbordo en 17 que me dejaría cerca de la ronda General Mitre sobre las 18h. El bus 7 estaba vacío, esperé que llegara el conductor, que estaba en el bar de enfrente de la parada. LLegué hasta la parada del 17 pero después de 15minutos no pasaba, ya eran las 18h y no llegaría a la entrevista.
Cogí el 54 pensando en acudir sinembargo a clase finalmente.
En el bus, de pie, escuché un cuento que le contaba un chaval a su amigo:
Había una vez una bombita de relojería que nació en una família de bombas antipersonas y se sentía apartada de sus hermanitas, por ser diferente de ellas.
Un día que sus hermanas se fueron de excursión ella se quedó jugando en el parque de delante de su casa, cuando vió pasar a una família de bombas atómicas.
Se dió cuenta que las hijas eran como ella y ellos se dieron cuenta de que era su hija perdida.
La bombita de relojería se dió cuenta de que era diferente porqué era una bomba atómica en realidad.

Los niños y sus histórias.

Seguí en el bus, subiendo por la calle Aribau. Viendo como cada vez hay más pisos en venta imposibles de comprar, comercios en traspaso, locales en alquiler. Y dentro del bus la gente peleandose por un asiento, los abuelos miran mal a los que están cansados de trabajar todo el día, o a las madres agotadas de los hijos que no paran de liarla. No cabemos todos juntos en el bus.
Y me pregunto, si voy en bici, como hacía antes, ahora no podría pasar por éstas aceras del Eixample, así ¿tendré que ir por el asfalto?
No se qué es más arriesgado, intentar cruzar Barcelona en bici por la calzada o en bus, metro, tranvía y renfe.
Una hora y media después estaba en Hospital Clínic.
Recordé que tenía que hacer un duplicado de llaves, ya que ayer tarde llegaba ella para dormir entre semana conmigo.
Media hora para hacer las llaves, y eso que en el cartel de la entrada de la tienda ponía "Rápido González".
Al salir de la tienda con las llaves ví la hora en el móvil y me fijé que ella me havía enviado un sms, ya que estaba de camino a mi casa. Me fuí a comprar una libreta para tomar apuntes de clase, y pensé en volver otra vez hacia el Fórum, donde está mi piso.
Pensé que ya se me habría pasado el tiempo de transbordo de la tarjeta unificada de transporte urbano de Barcelona, así que me resigné a pagar un nuevo viaje, pero al llegar a los torniquetes de los tickets rápidamente me colé detrás de un chico que pasó su tarjeta debidamente.
Seguro que me llamarías mientras estaba en el metro sin cobertura, me lo figuraba.
Así fue, después de la suerte de llegar al andén de Verdaguer y hacer el cambio de línia y ver que llegaba el metro, sólo tarde otros 30 min hasta Besós Mar.
A esa hora los metros van más rápidos, igual que por la mañana, entre semana.
Al llegar tu cara detrás del cristal de tu Punto blanco.
Una media sonrisa de espera.
Un beso en los labios tras el humo de tu cigarrillo.
Un abrazo y mil sonrisas.
Unas cajas con cosas y una maleta.
Limpiamos la nevera par meter tus cosas.
Hiciste la cena.
Me duché y puse música.
Cenamos.
Hacía mucho tiempo que no cenaba tan agusto.
Tu vino blanco, tus ojos ilusionados y yo emocionada.
En la cama, mil carícias, en la piel millones de besos.
Dormir y despertar como si fuera un sueño, tu a mi lado, me giro y te rodeo con mi cuerpo, te giras y me regalas un beso y un buenos días.
Un café y un cigarrillo.
Y un hasta luego, del primer día de mi nueva vida, junto a ti.
(no te pases!)

jud Felicita momenti!!!2/10/07

jud1107

Comentaris