9.10.07


Perder, ganar, vivir, soñar.
Ésta noche no puedo dormir, porqué no tengo con qué soñar. Mi sueño duerme a mi lado, y no lo puedo abrazar.
Se escapa, resbala de éstas manos que la han intentado amar.
Busca un balcón por el que colarse y abrir sus ventanas, que entre todo el sol que quiera, que le deslumbre y la invada de ilusión.
Sólo puedo mirar los barrotes de mi ventana iluminada por las farolas taciturnas de la ciudad, dentro de ésta carcel que yo misma deseé y soñé, que ella tanto desprecia.
No sé que soy, en qué me puedo basar para volver a empezar.
Todo se derrumba a mi alrededor y la gente se rie, no para de intentar verme caer.
La vida no es ésto, es otra cosa.
No soy una niña ya, más quisiera, volver a cualquier momento sin necesidad de ti, sin todos esos momentos de risas, momentos, instantes pletóricos de felicidad junto a ti.
Asombrada estuve la semana pasada de que tu porfin eligieras quedarte junto a mi, y soñé que no se terminaría, que era de verdad, que sentias, que me escuchabas, que me querias amar.
El mar no se detiene. Tu mente se dispara. Tu corazón no late tanto en paz.
Cuanto más te alejas más quiero volar, más quiero volver a cada recuerdo.
Ayer me perfumé con tu olor, y hoy voy bañada en él, por sentirte cerca, por que estés en mi.
No sé qué hacer con mi vida, solo puedo esperar a que algún día la vida, se apiade de mi.
Solo puedo resignarme a no equivocarme más veces, quiero volver a la otra noche, quiero volver a tus brazos, a tu calor, a tu ternura, a tu mirada, a tu dulzura.
Quiero y no puedo.
¿Querer es poder?
Unos dicen que no hay que tomarse la vida tan en serio, total algún día ha de terminar.