14.1.15

para siempre

para siempre...
si se abren las puertas, aquellas de las que hablaba Jim Morrison, se abren, nunca más se cierran...

y si sientes más allá... no paras nunca de sentir...
y quizás lo complicado es que se abran...

se han abierto...

los corazones y los sentimientos están al descubiertos...
buscan el equilibrio, todas buscamos, al final, eso... el equilibrio, estar en harmonía...
sincronizadas con el caos... con el cosmos...

podría escribir un post a la semana, como a cuenta gotas, pero escribo cuando siento que debo escribir... es tan fácil escribir...
para mi...
es cuestión de práctica...
prefiero el teclado...
recuerdo hace miles de años cuando escribí mi primer cuento a máquina...
con hojas de papel... tecleando cada letra, intentando no equivocarme... aquí puedo equivocarme una y otra vez, como en la vida real y tangible, donde puedes caer una y otra vez...
y sabes que... mientras haya vida hay esperanza...

hoy una canción me devuelve muchos momentos vividos, muy intensos...
quizás lo que dicen el primer amor...
https://www.youtube.com/watch?v=KG8wRQ6Aj5I

canté ésta canción tantas veces, tantos días como han pasado desde todo aquello...
la herida fue tan profunda... que solo una intenta rescatar la intensidad vivida...
ahora, este último año... he vuelto a vivir emociones semejantes, y antes también...
fruto de los encuentros y desencuentros de la vida, con ojos, almas, y todo lo que se ha terciado...
conmigo misma...
en resumen, vino y palabras... y suspiros...
porque el corazón es así, salvaje...

nada es más importante que nada, nadie es más intenso que nadie, nadie rasga mis vestiduras....
ni siquiera tu...

sublimar es la clave, pero cada instante ha sido magnífico, intenso, triste y pleno...
que no podría haber elegido una vida mejor para vivir...
y si pudiera, lo repetiría absolutamente todo, hasta este momento presente...
como lo son todos los vividos, tan presente...
ahora...

pasé de escribir en libretas y hojas muertas, a este panel de escritura el año 2006 recomendación de un profesor de periodismo...
el ego ha ido muriendo poco a poco...
o quizás ha reubicado su idiosincracia en salvarme, ahora...

recuerdo el perro y el ángel de aquella tarde...
mi próxima novia tendrá los ojos azules... no te asustes... se va...
cerca o lejos, donde estés, si  entras en mi vida, nunca me olvidarás... porque todo será tan mágico e intenso... que te asustará, pero a la vez te enganchará... y entrar en la espiral... será lo que te despertará con energía para mirar al cielo y ver las estrellas brillar... o el arcoiris..
quizás el buo te guiñe el ojo una vez más....

hoy ha sido un día mágico...
como todos los demás...
como aquel día que encontré el corazón verde y rojo enfrente de mi puerta...
y me dije este corazón debe acabar en tus manos...
y te invité a cenar, y aceptaste...
y fui a arreglar mi moto... y volví, atravesé la montaña mágica...
y al llegar perdí el tabaco, compré otro paquete antes de que cerrara el estanco, fui a la Santa Rita...
le puse una vela, luego al restaurante que estaba cerrado, y al carrer rogent a esperar... allí me explicaron que era genial aquel restaurante tibetano de una calle más arriba...
y fui a poner gasolina a esa gasolinera donde todos los empleados son tan simpáticos...
y me dejé allí cinco euros (por allí he pasado tantísimas veces... hoy estaba allí de nuevo, y he visto un accidente... y he ido a ver si el chico de la moto estaba bien, nadie le preguntaba ni ayudaba...
es aterradora la inhumanidad... tan cercana...

y el miquetes màgiques está cerrado solo abren a mediodía entre semana, y es difícil que nadie pueda comer allí habitualmente... porque no mucha gente puede tener libre ese tiempo...

y te fui a buscar...
entonces todo fue rodar...

quizás nada ya tiene sentido... ho'oponopono....

hoy todo es emblemático... todo está alineado... podría caerme del camino, ese que parece subida, y en realidad es una bajada... al final está mi pueblo... y el campanario... la esplanada de los campos infinitos... en la noche... corremos... hasta la luna... que rellena el emisferio...

es tan potente la energía, es blanca, tan blanca... como... todo lo transparente que puedas imaginar...

y contienes la respiración... porque no hay nada más que buscar... ahí está alto y claro... la mano tendida...

estás a salvo en mi corazón...
y mi corazón es salvaje...