18.4.16

la curva del deseo

9 am me dirijo a la policía de la guardia urbana que está en el metro penitents a llevar la documentación del chip de mi perra...
me dicen que esa documentación no sirve... que la puedo llevar al ayuntamiento y hacer instancia reclamando que tengo los papeles...
una tarde de domingo sobre las 18 en el passeig de sant joan... una pareja de urbanos nos pararon y pidieron los papeles de mi perra, al no llevarlos encima, y ellos no llevar el aparato de detectar el chip... me pusieron unas "multas condicionantes" (escritas en un papel de multa de tráfico donde dice "matrícula" y escribieron el nombre de mi perra "estrella" ) que decían que tenía que llevar los documentos en 15 días a la urbana y así los he llevado... luego el sábado fui a a urbana de la estació del nord y allí me dijeron que sólo podía ir de lunes a viernes de 9 a 13h... a penitents...

parece un caso absurdo própio de los libros de Eduardo Mendoza... sólo que la multa no es broma... puede llegar a 200€...

las multas en papel y a mano ya no se hacen dijo...

escribir es artificio dice Juan José Millás en una entrevista en el diario...
somo boayeurs de la realidad... debemos abstraernos y verla como algo lejanos... porque si tr absorve te come... y dejas de crear...

todo es por algo...

así he podido leer el diario gratuito de camino...
saber qué es la generación Z...
jóvenes veganos, solidarios... digitales... y compartidores... super informados... conscientes... super inteligentes, liberales...los niños índigo decían... hace años...

hijos de madres y padres trabajadores... en la supuesta crisis de los ricos...de los bancos... de vuelta al mercado medieval...

era del háztelo tu misma...
donde todas somos creadoras, artistas... y disponemos de toda la información que se desee libre y al instante...

al límite, si lo ves así ...
cada día es único

así pasan los días... vuelvo al parque... no tengo libreta para dibujar... me entran ganas... de dar rienda suelta al boli...

a las curvas del deseo...

todo es si... ahora... lo mejor...
mi perra estrella corre sola por el parque...

quería ir a tomar algo... pero hoy no puede ser... tampoco tengo ganas de quedar con nadie...
una tarde libre... por fin...
voy al tranvía a esperar el llamado deseo...

ya tengo tabaco, dinero y cerveza... tiempo... batería...

en la parada del tranvía una señora me pide el mechero... y se fija que está mordido por mi perra... y dices se nota que tienes un perro...
y me digo pues sacaré a la perra pues...

las soluciones al vacío existencial me las da una mujer desconocida...

por el mundo está lleno de notícias... pero sólo unas pocas valen la pena...

hacer cosas que no use el ordenador... ni los ojos... pocas quedan... después de 9 horas escribiendo y leyendo... diseñando...

un pájaro peculiar se posa en la zanja del parque... hermoso...
los perros no necesitan ordenador...

podría dedicarme a mi libro...
al fin...

dicen que el ego es como mi perra...
el perro ha de seguir al amo... y no al revés...

hay que hacer que el perro te siga, no matarlo, sinó domarlo...

cuando no tienes dinero tienes más hambre...
más ganas de todo... cuando no tienes algo lo echas más en falta...

ley de la vida...
como lo es la muerte...

dicen que vivimos para aprender a morir... y que en la muerte suplicamos volver a vivir... otra vez... dicen que vivimos con los lastres kármicos de otras vidas... y que esos 12 últimos carácteres
son los 12 puntos que nos definen en la carta astral... o natal...

por eso debe ser que derrepente de mi surjen diferentes mentes... paradigmáticas... quizás hasta muy distintas que me hacen a veces volverme un poco loca...

y eso dicen que nos pasa a todas...

la vida es a veces divertida y a veces aburrida... y lo que antes era emocionante puede volverse monótono... sobretodo si nos aferramos mucho a algo...

estos días los planetas están retrógrados... sobretodo Mercurio... el planeta de la comunicación... cosa que se ve que hace que todo se relentice, las palabras se quedan cortas... y todo es más terrenal... o no es... cuesta levantar la mirada del móvil... cuesta andar... y hasta dormir... pero todo depende de como se mire... y de buscarle el punto emocionante a cada instante...
siempre puede ser infinito...***