9.11.15

tendencias


espero el bus 54 y pasa el bus 64, sentada en la parada pasa un chico con una chaqueta con el número 64 bordado... se espera frente a mi, casi pegado a mi... veo su tatuaje en el antebrazo... una barco vikingo... en la proa una cabeza de dragón...
la gente se apila en los bares qué lugares... buscando alcohol... que les cure las heridas... que se van en dirección contraria... la realidad es tan cruel... como yo... que soy una payasa disfrazada de araña que no teje tela ni atrapa nada...
el tiempo se escurre entre los dedos... estaría una vida eterna pintando el bob esponja mirando tus ojos grises...
pero esas horas no las pagan con dinero... y he de despertar cada mañana para dibujar un mundo entero sin verte más en 15 dias...
e imaginarme tu sonrisa...
y 15 noches más de pesadillas...
de viajes en metro... sin silla...
con tanta gente respirando el mismo oxígeno a la vez... que me ahoga...
no soy nada más...
pasa el viejo con su bastón y me da en la pierna... la mujer super abuela... se gira y me grita al oido... no ha visto que venia por el callejón...
se para frente al árbol y se fuma un cigarro... mejor no pensar... mejor no sentir... como máquinas... todo va mejor... y la gente parece sentirse más feliz... diciendo mentiras que nunca se cumplirán...
las personas y sus sentimientos son lo último en esta sociedad...
nadie tiene tiempo para esperar...
los suspiros se pierden entre las fragancias de sus perfumes de imitación...
el cuello de la camisa se deshace...después de tanto tiempo sin rozarse... mi misión en esta vida... es ver la verdad... y duele...
verla tan de cerca... duele respirar tanta insidia... el dinero marca los antes y los después... para seguir el ritmo de la profecía... de la nada... imagina... que es una sirena barada en la playa... de noche efímera... perdida... no hay espacio para la ternura... para en sentimiento... sólo los números cuentan...

aquí...

en este mundo de vida sostenida en cuerdas paralelas... en sol... no tengo nada que decir... cuando te pierdes... me pierdo... cuando la gente está ocupada... no vuelve... todo rueda cuesta abajo... marcando un camino de vida común... de lo que se debe hacer...

responsabilidad... para comerse la mierda a dos manos... pagar lo que se tenga que pagar... el dinero fluye... y todos sonrien falsamente...

porque se sienten realizados con cosas que entienden...
escribir por escribir...
las canciones son siempre la misma...
menos cuando te pierdes...
en la noche... en mis brazos... contra la pared... que ni recuerdas...

¿a dónde vamos? a la deriva...
pasa una mujer de unos 60 fumando vestida de negro... y una chupa de cuero... podría ser aquella... cuando envejezca...
no nos queda tanto tiempo...
para vivir más de una vida...
para sentir más de unas mil veces...
nada nada a contracorriente...
nada más...

me reprimo...
de decir... nada... por que la nada ahoga...
y no serían silencios...
aunque sea silenciosa...
sería un caos... sería ruido... vacío...
una selva negra... un mar muerto... una noche sin luna... una estrella caída... un cementerio sin visitas...