4.6.12

Inténtalo de nuevo, Sam.

Inténtalo de nuevo, Sam.

Cuando estoy contigo me gustaría estar contigo, pero cuando te vas me
olvido.

Me gustaría rodearte y mirarte de más cerca, sentir los latidos del corazón, aunque ni siquiera se qué es lo que quieres, de mi..
Aunque presiento que si. Quieres.
Miedo a perder el miedo. Miedo a la libertad y a la
independencia. Miedo a sentirse nada, o sola, o sin que nadie te
aprecie; o que se sienta de manera interesada, aprovechada, y manipulada.
Gente en la que te gustaría creer y no puedes, quieres volar, pero no
te dejan las serpientes, te muerden los pies..te hacen cosquillas..
pero tu sabes que el veneno corre ya por tus venas, ya está dentro, ya arde en tus venas… inevitablemente.
Una se aprovecha de la otra cuando lo necesita,
Ella está perdiendo su tiempo contigo, podría buscarse a si misma y encontrarse.
Prefiere estar en medio de la hoguera que encontrarse.
Prefiere tener que dejar su pelota un rato a quedarse fuera del juego.
Tú la buscas y la utilizas, sabiendo que eres su víctima perfecta.
Es igual que ella. Hace lo mismo. Os utilizáis de la misma manera, para no estar solas, pero no porque os queráis de verdad. No quieres ver todo lo maligno y manipulador de sus actos e intenciones, sólo para con su interés sumamente egoísta, que aplica igualmente con su propia familia y conocidos/as. Desprecia el aprecio y el amor de verdad.

Quizás las drogas le consumieron y se quedó sin corazón y por eso ahora necesita el tuyo para sentir.

Ahora recitas sus mismas frases…
Cuando te invito a venir a dónde sea haces las mismas preguntas que haría ella…
Te ha implementado su modelo de conducta enfermizo y manipulador, la diferencia es que tu con esa información no haces nudos ni nada,…simplemente…

Preguntas y enredas con el mismo veneno que te ha inyectado ella y me lo quieres inyectar a mi…
Pero yo paso… paso ya de esperar a que despiertes y hagas lo que quieras…
Pero tu tampoco preguntes más….


Sabes lo que no quieres, se lo que no quieres perder, ahora que parece que tienes
algo.

No quiero más disgustos, ni para ti, ni para mi, ni vueltas, ni engordar tus nudos.
Estar  24h los 7 días de la semana. Envidia sana
de su cuerpo. Envolverme.

Pero no puedes.
No quieres.

Quiere que piense que no quiere y que así  deje de
quererle, o para tantear los límites.

Si quieres tirarte quieres hacerlo bien. Sabes que cuando saltes habrá abajo una colchoneta y que
salpicarás a mucha gente de tu felicidad.

Por otro lado quieres empezar y experimentar la vida por tu cuenta, pero no te atreves. Conocer gente, trabajar, volar..

Tengo este mi dilema, no se que hacer o deshacer, no presiones, dale tiempo, dale coraje, dale amor y espera. Pero quizás la espera se rompa en soledad.

Cuando quieres hacer todos los caminos a la vez, al final no haces nada.

Hoy empezaré por buscar y encontrar, por ordenar mi caos y mi desorden personal, si quiere vendrá a ayudarme.



33 años nada más y nada menos.
Necesito tres flores, una para convencer, otra para perder el miedo al futuro y otra para protegerme de las malas energías y dejar de padecer por los males ajenos.

3 deseos, mejor que 1.
Nunca había caído que siendo mi cumpleaños tenía dos más.
Los pedí.
Ya sabéis cuáles son.

Salud, dinero y amor.

Soplar las velas, abrir regalos, la canción del cumpleaños feliz y orgasmos…
Faltan elementos en esta historia…
Falta el tiempo y la tranquilidad…
Sobran las personas malaventuradas que desean el mal ajeno…
Por su propio mal…
¿Cómo alguien puede hacer algo a otra persona sabiendo que le hará sufrir?
¿Y peor siendo su amiga?
¿Y siendo su hermana?
¿Y siendo su madre?