21.3.12

cada sensación...un recuerdo

perdida, sola, en medio de la ciudad...
por fin solas....
no importa el problema....

sin tiempo, sin medios, sin problemas....
tocando fondo...
con el tiempo volando y silbando en mis oídos....

ella rugía, me pasaba el cepillo de dientes, y compartíamos la pasta de dientes de forma de estrella...
chispas...
una sola cosa, un solo lugar....
como empezar desde  cero...

perdida...
sola...
al fin....
hasta que sale el sol...

¿trabajas desde casa? eso quiero...
algún día...
me gustan los problemas...
y las dulces condenas...
claro...

¿qué música te gusta?
míralo en mi facebook....

yo me resbalo cuando quiero....
...no me esperes eh!

frases memorables para el recuerdo...
recogidas...
siempre dudo con la g y la j....

suenan canciones de siempre en mi almacén "forever" de música para no olvidar...
para recordar...

jugábamos con aquel niño de unos tres años,  de paseos por el pueblo, mientras la gente dormía la siesta de sol, de los días de agosto, de aquel verano... quizás el del 88, quizás otro... quizás cuando nacías tu...
no, mi hermana aún no existía...
era antes...
quizás el 85, 84...
puede...

¿qué música sonaba entonces?
la movida madrileña a tope...
seguro que si....
claro que si...

corría la heroína seguro por las venas de muchos y por las jeringuillas que entonces solías encontrarte en la arena de la playa...
cosa que hizo que mi yaya me comprara unas sandalias de plástico rojas, muy chulas, que evitaban daños mayores y menores...

seguro que el viaje me lo pasé durmiendo en el asiento de atrás del coche de mi tía...
por que mis padres entonces no tenían coche...
o habríamos ido en autobús quizás cruzando toda Catalunya, Aragón y un poquito de Sória, hasta llegar al Madero y al posterior cruce hacia la izquierda que lleva al camino al pueblo...
a mi pueblo, nuestro pueblo..."Hinojosa del Campo" ( ésto va para los buscadores a ver si a alguien le sale algún día, si es así deja tu cometario más abajo please)....

seguro que le habría pedido a mi madre que me cortara el pelo lo máximo posible, seguro que llevaría ropa de mi primo César, seguro que soñaría con tener algún día un "Walkman"...
seguro que entonces ya leía los cuentos que tanto ansiaba leer por mi misma, y mi madre ya me había leído miles de veces...
seguro que también sabría escribir...

no recuerdo su cara de aquel momento, ni su figura, pero era sin duda su esencia la que me cautivó...
su alma o algo que no se puede explicar con palabras...
me gustaba estar con ella...
y esperaba los momentos de regreso a su vera...
los recreaba con datos del pasado y los soñaba una y otra vez hasta que ocurrían...
y ocurrían...

quizás todo comenzó una tarde a la vera de un río bañándonos en sus frías aguas después de comer...
cuando de repente vimos una serpiente de agua surcar la superfície....
el susto, el solecito, los juegos de cartas, la tele portátil...
o quizás el paseo en busca de plátanos....
fueron aquello que incendiaron mi alma...

íbamos entonces con todo el sol de después de comer de algún día de agosto por el pueblo jugando con el niño... como ahora debe jugar ella con su propio hijo...
quizás no recuerdo más... sólo eso, es suficiente...
pero si puedo saborear el sentimiento entre mis dientes, por mis labios...
por mis ojos.... entran de nuevo aquellas imágenes...
de aquellos momentos...
efímeros en el instante y eternos en mi mente...

sigo siendo aquella niña de 6 años que esperaba a su dama...
que disfruta de la estancia y de la espera, del recreo...
del sitio de mi recreo...
de esos sentimientos de esencia de juventud, de libre albedrío....
de todo y de nada a la vez...
capturar esas miradas, esas caricias al alma...
sigue siendo el que de mi existencia de ahora y siempre....
sentir sonrisas que invaden el alma...

tacto de manos sedosas que buscan la tuya....
en el día y en la calma...
bajo el sol o la lluvia...
gris de primavera...

latidos de vida, de sentir, de vivir, de gloria...