14.8.08

ला

la moderación escuchando a pascal o a emir...en las escaleras, viejas... la misma ventana, la misma cama, la misma esperanza... los deseos y las imagenes mentales incosncientes, el pasado que se revuelve en los sueños... hoy he soñado que ....
sueños de ayer... la piedra, la levanto, después de dos años, y hay una cajetilla de tabaco chesterfield, by Philip Morris... wachi key...y bichos... no están las letras escritas con mi sangre... sólo el recuerdo, el sueño de levantar la piedra y ver lo que dejé...
ando por los campos de trigo y solo se ve lo de siempre, maravillosas extensiones amarillas, con detalles de amapolas perdidas... cardos...y arena que se entremezcla en mis menorquinas...
gato negro y gato blanco, ... el camino se hace más corto al volver...se tarda en llegar, todo lo que sube tiene que caer... por su própio peso...
las aves, los seres vivos más evolucionados, caminan sobre dos patas y ¡vuelan!
yo también quiero volar...
pero al morir caen de sopetón a la tierra, no levitan muertos volando... todo se cae.. es cuestión de tiempo...
hasta que inventen carritos de coche de bebe que se autopropulsen por aire comprimido y las madres no necesiten nunca más pedir ayuda a nadie para subir o bajar las escaleras del metro...
aquí no hay metro, ni bus, solo bicicletas, que son para el verano...
y motos... cientos de motos viejas...acumuladas...
el montón de paja cubre el camino, y no tengo ganas de seguir hasta el rio, a pesar que mi perra Luna, quiere seguir y me mira con desdén...
mis padres se han marchado al norte, a ver cuevas, comen con mi ex y sus padres en un restaurante de pueblo en el que te sirven el cocido y te dejan la perola para que te vayas sirviendo, según tu capacidad... si tienen truchas, es que las han pescado por la mañana, .... todo exquisito...se merece la estrella Michelin...
mejor que el cabracho y los centollos, y las vistas a la isla de ajo... o la colina de la magdalena...
me llamo Judith Natividad Magdalena, para la Iglesia... para el DNI sólo Judith...
mi nombre se escribió a mano en el libro de la familia Vila de Sarrià, ya que són los que fundaron tal población a las afueras de la ciudad condal, hara ya unos dos o tres siglos...
¿Seré quizás la última de aquella lista familiar?
Aquellos libros de famílias nobles y deshauciadas en la guerra civil...
La fuente que se quedó seca hace unos años y vierte el agua directa de la montaña del tibidabo... de la riera mora... de cancaralleu...
allí donde están las cuevas de aquellos que tuvieron que esconderse, que bien se conocía mi abuelo, y me llevaba a ver, de ruta turística...
Mi abuelo era hijo de su madre, hija de una família burguesa de la Barcelona de los prodigios, la primogénita heredera, ya que durante la República, el machismo remitió en la sociedad, habiendo incluso reinas..su padre era uno de los chóferes de las carrozas de caballos que tenía la família de mi bisabuela...
amor entre clase obrera y noble...hijos de clase media,...y llegó la guerra y mi bisabuelo tenía que desaparecer por sus ideas, y desapareció... todo el mundo se pensaba que estaba muerto... hasta que mi abuelo Juan se murió y descubrimos las cartas que se habían escrito toda la vida entre ellos dos... amor de padre e hijo...cartas sin remite... ¿tendré família donde quiera que sea?
¿Por eso la gente cuando me ve me dice que le suena mi cara? Yo me parezco a mi padre, y mi padre a su padre...todo puede ser...
Vivir en la ignorancia, ojos que no ven, corazón que no siente, ¿sin rencor?
¿sin recuerdos no hay historia que contar?
Un secreto, como tantos otros, en las vidas de aquella época...
El misterio y la intriga són aquello que nos deleita a los seres humanos, descubrir, aquello que se nos oculta, que se ensombrece en dudas, en espera, en desconcierto...
en opacidad consumada...oblicua verdad, ...
La vida va y viene y no se detiene...señor don dinero...
Sílvame, y ya voy...
El orgullo puede hacerte cambiar, mantener aquello que pretenden arrebatarte, el perdón tras el arrepentimiento... echar a correr y no parar, hasta el fin del mundo...
las casualidades de la vida me llevaron a ti... y ahora me alejan a trompicones...en contra de mi voluntad, pero por mi bien... por poder volver a volar.. con las alas chorreando... pero volverlo a intentar... ahora queda menos tiempo...
quiero algo de verdad...
pero tengo miedo a caer y golpearme de nuevo, porqué siempre soy yo la que tengo que perdonar... y olvidar...
si algo quieres, algo te cuesta,...tienes que luchar por ello...
la mujer que quizás fue, aquella que reinaba de la barra del bar...los mismos y la misma mirada... Chesterfield, busca a su hijo Eneko...pero me sonríe al bajar la calle de mi casa... su estilo y su forma a la vista está que se podría equiparar a la mía... visualmente y por su forma de mirar advierto grácias a mi sexto sentido... que a esa mujer le gustan las mujeres...¿cómo lo puedo diferenciar? ...lo diferencio...por la intensidad...quizás...
sube su sobrino... que desde hace años me mira igual que su tía... ahora ya voy aprendiendo lo que significan las miradas...
la misma mirada...dos miradas con la misma mirada hacia mi....
él mira al suelo... y desaparece en el horizonte...tiene una bonita sonrisa, y su cara es más bien afeminada... pero seductora...
veo a través del cristal del bar la figura de aquel chico, que fue mi primo y amigo los veranos de triciclo y bicis ... íbamos a buscar ranas a la fuente de abajo...
a los 15 creo... vino ya más crecidito y me enseñó como tocaba las canciones de Nirvana con la guitarra... y después de unas cervezas... nos fuimos a pasear y me besó... fue mi primer beso...