31.12.07

Cosas que hacen que la vida merezca la pena.

La vida merece la pena, por sí misma.
Sólo por estar aquí, solo por poder compartir, solo por poder sentir y darte cuenta que hay otros seres, personas, que también tienen buenos sentimientos hacia tu persona.
Mi hermana ha tenido un niño.
Ayer la fuimos a buscar, estaba medio desnuda con su niño recién nacido en brazos, dándole besitos.
La felicidad, la tranquilidad.
La luz del sol regalaba carícias a los dos por la ventana.
El calor artificial de su piso recreaba la posibilidad de realizar ese tipo de situación, con 5 grados en el exterior.
Me mira éste nuevo ser que ha venido a nuestras vidas.
Se fija en algo que debe moverse en mi cara, o en mis ojos, quiere mirarme.
Chupa mi nariz.
Al tenerlo cogido meto mi mano por su espaldita y noto la suavidad más infinita en su piel nueva.
El pelito se le está aclarando y los ojos cada vez los abre más.
Es un amor tan grande.
Mi hermana no lo deja ni cinco minutos.
Mi herman lo da todo a aquellas personas que quiere.
Tengo amigas que también se parecen.
No tienen sentido del valor de las cosas materiales, les gustan, pero no les encuentran sentido.
Valoran más otras cosas.
En principio yo también creo que soy un poco así.
Los recuerdos son lo que queda del pasado,los buenos momentos.
Las miles de veces que vimos juntas Grease, y ella cantaba cada una de las canciones de memória.
Ella vestida con su tutu de danza blanco todo el día por casa.
Yo quizás hubiera elegido un traje de Simbad, pero al uso tenía un pijama rollo Star Trek que me regaló mi padre, o sinó me ponía la camiseta del Barça.
El tiempo se acaba, y no se puede volver, solo queda vivir el momento presente, e intentar que sea tan bueno como para que se recuerde con una sonrisa.
Mi madre se enfadó con mi padre el día que me regaló la camiseta del Barça.
Mi hermana tendría 2 años.
Era de manga larga, con pantalones y calcetines a juego. El mismo que llevaba Shuster con el número 8.
El escudo venía a parte. Mi madre dijo que no me lo pondría. Y yo me puse a llorar.
Mi abuela Júlia, que por cierto ayer hubiera sido su cumpleaños, cogió el escudo y me lo cosió en la camiseta.
Es que yo tube 6 abuelos.
Los padres de mi padre, los de mi madre y unos tíos de mi madre.
Mi madre nació el 13 de abril del 1959. Veinte años, un mes y 13 días antes que yo.
Al nacer la madre de su madre, Asunción, le dijo a mi yaya María (su madre), que le pusiera el nombre de su hermana Júlia, ya que ésta hermana no podía tener hijos, y así alguien se acordaría de ella. Mi abuela así lo hizo.
Mis abuelos maternos tenían un problema con los nombres de sus hijos.
Mi abuela paría y les ponía nombre, pero mi abuelo iba al registro civil y ponía otro.
Igualmente mis tías y tíos han vivido siempre en la controversia nominal de que la gente les llame con el nombre que les puso su madre, pero han debido firmar siempre con el nombre que les puso el padre.
Hay que decir que los nombres que ponía mia buelo Felipe eran más feos y ellos siempre han preferido los de la madre.

Yaya María: Nuria Angel Marisa
Júlia Manolo (lo registó mi yaya).
Yayo Felipe:Asunción Romualdo Lucía
Mi madre sinembargo, ha sido la única de los cinco hermanos que solo ha tenido un nombre.
Mi hermana se llama Lara.
Cerca del pueblo de mi madre "Hinojosa del campo", en la estación de tren del mismo valle, rodaron la película de "El Doctor Zivago", la protagonista se llama Lara.
Me llamo Judith, porque a mi madre siempre le gustó y se lo ponía a sus muñecas.
Mi padre se llama Juan, porqué su padre se llama Juan. Pero es el último de sus cinco hermanos, incluso de entre mi padre y su hermano gemelo Isidro, él es el pequeño.
¿Cómo sabían mis abuelos que no tendrían más hijos, y que el pequeño tendría el mismo nombre que mi abuelo?
El padre de mi abuelo Juan también se llamaba Juan.
Tres Juanes. Díaz- ?, Díaz-Vila, Díaz-Lacarta.
¿Qué segundo apellido tendría mi bisabuelo?
El hermano gemelo de mi padre se llama Isidro, por el tamborilero del Bruc (timbaler del bruc).
Mi abuelo era el que ponía los nombres en esa família.
Jose María, César, Isidro y Juan Enrique.
Mi padre se llama Juan, y Enrique para las amigas, como dice él siempre.
Hoy es su cumpleaños. El de él y el de su hermano. 52.
Se parecen mucho, pero tienen diferencias.
Pero si tiene uno un accidente el otro lo nota. Mira.
Uno es diestro, el otro zurdo.
Los dos son un poco sensibles pero con debilidades que les pueden costar el rumbo de su vida. Les gustan las motos, los tanques, y el Ron Pujol. Las mujeres.
Mi padre está casado con mi madre, evidente querido Watson.
Mi tio gemelo de mi padre fue novio de la hermana de mi madre, Marisa/Lucía.
Ella le dejó.
A mi yaya maría no le gustaban ninguno de los dos. Siempre les saca faltas.
Pero son buenas personas.
Mi madre creo que está enamorada de mi padre porqué dice que se parece a Paul Newman."L'amor no és ceg, l'amor és borni!"
Mi abuelo Juan me vino a ver un día al piso de Gràcia donde vivía y vino en su Taxi.
Llevaba una gorra de chófer, y el traje de chófer. En el asiento de su lado llevaba todo de caramelos de Sant Medir, que había recogido para mi.
Tenía bigote, como mi padre, pero era delgado.
Me acuerdo de él y me entran ganas de llorar, al recordarlo.
Los domingos ibamos a comer a su casa, estaba en su butaca con la manta de cuadros escoceses, en aquel salón de paredes altísimas donde cabían 7 cuadros a lo alto.
Me sentaba en sus rodillas y me cantaba cancioncillas, siempre hablaba en catalán.
Mi abuela Nati, de Natividad, era de "Ibdes", un pueblo de Aragón que está entre montañas.
Mi abuelo es de "Sarrià" de siempre.
Yo soy de Barcelona y un poco de Hinojosa.
Si tengo una hija le quiero llamar Laie, como la tribu que vivía en Barcelona en la época de los trogloditas, ya que así se llama mi calle favorita de BCN, la vía laietana; y si tengo un hijo lo quiero llamar Roi, como Roy Litchestein, el artista pop e hizo la cara de Barcelona, que está en el port vell, al final de la vía laietana.
Mi hermana no es de Barcelona, aunque nació en el mismo hospital que yo, en la Vall d'Hebrón, el 16 de agosto del 86 a las 6 de la tarde en punto.
Su niño es igual que ella cuando era bebé. El novio de mi hermana, y padre del hijo, está mosqueado porqué no se parece en nada a él. Sólo en el nombre, Fermín.