17.11.07

El arte es como la vida, imprevisible y lleno de elecciones erróneas y acertadas, el absurdo atrae mi curiosidad, el amor y todo aquello que nos hace más humanos en ésta sociedad solitaria. Compartir con los demás es disfrutar, compartir con una misma es deleitarse en la espontaneidad. Lo que parece no es. Lo que yo plasmo empieza fuera de mi, me atraviesa, y continúa, espero, en cada uno de los seres que lo quieran compartir.

Expreso ilusiones de realidad que entran por cualquiera de mis sentidos y salen en forma de pinturas que intentan reflejar que todo está por hacer, que en todo existe algo original y virtuoso, la belleza es imperfecta porque es tan infinita como tu la quieras imaginar.

*************
No, no pretendas tener la razon,no me vengas pidiendo perdon,
no me digas que ha sido un error que lo sientes.

En fin, de que sirve un futuro ideal, construido en terreno ilegal
un pasado que me hace dudar del presente.

Y yo, me defiendo atacandote asi, retorciendo palabras de amor,
intentando que quieran decir lo que yo no me atrevo.
Y yo, me sorprendo diciendo que si, retorciendo palabras de amor
intentando que hagan por mi lo que yo ya no puedo.

No, no te inventes un nuevo color, transparente como una traiccion
camuflaje para una ilusion de mi mente.
Por fin, los milenios son un decimal, un trocito de tiempo fugaz
algo efimero y bien poco mas sin ningun valor.

Y yo, me defiendo atacandote asi, retorciendo palabras de amor,
intentando que quieran decir lo que yo no me atrevo.
Y yo, me sorprendo diciendo que si, retorciendo palabras de amor
intentando que hagan por mi lo que yo ya no puedo.

Los milenios son un decimal una suma de cifras de tiempo sin mas,
voces nuevas presentes futuras pasadas que van retorciendo palabras de amor
construyendo edificios que no duraran, un diseño de algo fugaz,
arquitectos de frases que me hacen dudar y que intentan decirme que no se lo que quiero.

Y yo, me defiendo atacandote asi, retorciendo palabras de amor,
intentando que quieran decir lo que yo no me atrevo.
Y yo, me sorprendo diciendo que si, retorciendo palabras de amor
intentando que hagan por mi lo que yo ya no puedo.

Construyendo edificios que no duraran, un diseño de algo fugaz,
arquitectos de frases que me hacen dudar y que intentan decirme que no se lo que quiero.

"rETORCIENDO PALABRAS", FANGORIA, ARQUITECTURA EFÍMERA.