Ves al contingut principal

Nada termina hasta que tu sientes que termina.

Nada termina hasta que tu sientes que termina.
Los años pasan, y todo lo de anteriores años se tiñe de aburrimiento, el amanecer de las novedades tarda en aparecer.
Palabras para no volver, para no vender mi mundo.
El delito de renacer, de remover expectativas que envenenan mi futuro.
Sembrando y regando la esperanza.
Mi corazón ciego, sedado, remendado, ya no siente igual que ayer. Los latigazos factibles que abanican mi existir, y marchitan el presente, que parece ausente de su misma sensación de latir, sin emitir sonido alguno, que no repique en ningún rincón del metro, ni estorbe la tranquilidad de la ausencia de arrepentimiento, de las flores por nacer, de las hojas por caer, de los girasoles por mirar al sol por una sola vez, y no deslumbrarse.
Cada momento debe ser sublime, de cada existencia, que es única y sensacional.
Adolece y acontece el caminar, cuando no hay sombras que acompañen.
Cuando los silencios son tan intensos y callados como las tumbas de aquellos que no pudieron respirar ni un segundo más.
Hay que ser punk y dejar de pensar, dejar de creer que algo bueno o mejor que bueno tiene que pasar si lo que parecía perfecto se aleja.
Queda poco tiempo, pero quiero perderlo.
Tengo claustrofobia auto diagnosticada.
No se porqué me da por pensar lo que pensarán los demás.
Un ojo que mira atrás y otro que deja de mirar.
La niña que se muere tirita de frío, la niña de los ojos tristes y crecidos ante la ausencia de miedo, mientras se ahoga en el fin de su delito de vivir allí donde se es vulnerable.
Los matorrales le sujetan al agua llena de cadáveres entumecidos, todo gris y marrón, tras el ciclón. Un último grito callado intentando ahogar sus penas de no saber nada de todo lo que tuvo y retuvo. Nadie es culpable. Son las cosas de la vida. Ley de vida, la única ley que no se puede infringir. No hay trampa.
Sin nada, ¿has conseguido lo que querías?.
Si te vas, brevedad intensa, acostumbrada a las despedidas.
Empezar de nuevo, ya se acabó el empezar, solo queda acabarse el tiempo.
El boomerang de la suerte, sin ver nada más que la inaudita necesidad de no querer nada. Por querer lo quiero todo. Por ver lo quiero ver todo.
No pensar en mañana, aunque es inevitable, ahora queda menos para poder pensar en mañana. El propósito de despedirme de nada, para llegar a menos. Después del suelo, la pared. No hay suficientes plumas en mis alas para volver a volar. Miedo a sentir.
La pistola que dispara tiempo en momentos compungidos, de verdades a medias, sobre mentiras, que pisan en falso y se caen rodando por las escaleras que alumbran mi corazón. Menos mal que los rifles no matan las palabras.
Corazón solitario, de serpiente arrastrada por el desierto, intentando digerir un elefante.
La soledad que construye y destruye.
Para sobrevivir en este mundo hay que ser punk.
El aire lleno de gente poco amable, resentida, niñas y especies protegidas por Greenpeace. Cuando pierda todas las partidas, durmiendo en soledad, miedo del silencio, cuando se revelan los recuerdos y me pongan contra la pared. Después de ti la pared.
Hacerlo bien y hacerlo saber. Resistiré y me rendiré.
Nunca es el mejor momento para nadie ni para nada, da la casualidad.
La estación perfecta, cuando no reconozca mi voz, vivir sin consumir demasiado, sin acumular basura innecesaria. Sin decir adiós, mientras sople fuerte la nada.
¿Qué día es hoy?
La basura no tiene nombre, vacía de ilusiones, llega la madurez en grandes cantidades.
Conducida a la fuerza al reposo sentimental. Melodías y días que empiezan junto a algo más grande, sin mentiras, sin sensibilidad. Magia sin nostalgia. Sin conciencia.
A oscuras, en la gran ciudad. Aturdidas por el absurdo, mujer absurda.
¡Ha llegado la hora!
Nuevo día, nueva semana, nuevo mes, nuevo año. ¿Nueva vida, a propósito?.
Así es la vida. La despedida se esfuma entre mis labios.
Para siempre joven, es el año de mi suicidio interactivo.
Creces cuando pierdes el miedo. Cuando nunca dejas de soñar, y la cama te da miedo.
El futuro es de los que sueñan.
Planetas desconocidos que invaden el espacio interior, todos rotando a su libre albedrío, quisiera darte un poco más de lo que te pido.
Corazón enterrado entre los barcos hundidos de mi mar.
Las sonrisas se van volando en bandada a algún lugar de un gran país, ya que ha llegado, ahora sí, de verdad el frío invierno.
Porque sangro todo lo que escribo. La pena está bailando con el llanto y cuando quiera bailará conmigo. Para cantarte lo que nunca digo.
Todo lo que ayer hice por amor, hoy lo hago por dinero.
Pintaba y escribía para expresar la ausencia, el absurdo y recordar el pasado.
Cuando los recuerdos no se van. Cuando lo pierdes todo en un momento. Envenenando.
No se si tu recuerdo me hace bien o mal.
Las tres chimeneas humean en dirección a mi. El cielo es a veces gris, a veces azul celeste. Los papá noeles colgados por el cuello de las casas y los pisos de los ilusionados. Metidos en urnas junto a sus regalos, parecen que se mueren asfixiados en su propia jaula de cristal de sorpresas.
Mi gato me mira y me castiga, me cuenta al oído que hay que disfrutar al máximo de cada momento, que hay que perfeccionar en cada cosa, que hay que sublimar, y así las espinas se derriten. Pero cuando corro vivo tan deprisa, que el tiempo se me cae de los bolsillos, y me paro un segundo, y miro atrás y no me reconozco en el espejo que recreo aprovechando las vitrinas de los escaparates de las tiendas con cristalera de la calle.
Todo gira alrededor.
Siempre me pierdo en el mismo camino. Todo pierde color, todos los hombres pueden ser Fausto. La capucha me tapa de la luz del sol.
Esperando con sombrero de copa, por si a caso hay que quitarse el sombrero.
Hay que estar preparada para la vida moderna carente de protocolo.
¿Cual es el precio del amor?
La mujer que vendió el mundo. Valentía, humildad y humanidad.
Abofeteada por la vida sin rumbo.
Los fantasmas del pasado me vienen a perturbar en mis noches frías y secas. Me traen todo aquello que consideré profundamente descortés e innecesario para mi estación de tren. Trataré de olvidar. Pero el brillo de la luz del sol me deja aturdida en mi ansiedad.
Los cuellos de la chaqueta se alzan para evitar las bofetadas por la espalda en el cuello, aunque parezca más engreída. Ando con pies de plomo, que siempre me puedo volver a equivocar. Sin ganas de volver a empezar, sin ganas de volver a soñar.
El teléfono suena y lo dejo sonar, el agua se cae y la dejo correr, el tiempo pasa y me da igual. El tren pasa y lo dejo pasar, al final me gustará esperar.
No tengo ganas de actuar. Lugares comunes conocidos y preconcebidos en mi ilusión.
Soy toda oídos. A la espera de nuevos acontecimientos. Mientras se acaba el mundo.
Que el ángel se apiade de mi y me coja antes de que me golpee contra el suelo.

**canciones perfectas para este momento:

Ana Torroja y Alex Syntek - Duele el amor.
Duo Dinámico - Resistiré.
Britney Spears - Everytime.
John Secada - Angel.
Ricky Martin y LaMari (Chambao) - Tu recuerdo.
Sergio Dalma - Todo lo que quieres.
Client.- Price of love.
Nirvana.- The man who sold the world.
Jeanne Mas - En rouge et noir.
Nena Daconte.- En que estrella estará.
- Si supieras.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

el amor en tiempos de frikis

*frases de frikis:
"Se me ha caido la ceniza del cigarro en el vino"
" Sangre de unicornio, he ido esta mañana de caza y mira...luego dirán que no existen!"
"- Tu problema es que siempre le das la razón a los gilipollas
- Tienes razón ...."
"Un minuto de ruido por los vivos. Un minuto de eclosión wagneriana por lo corpóreo. Por lo que todavía se rompe e inhala del Mundo."
...entran al metro... está lleno... el vagón... ahora ya no me dará miedo escribir la palabra solo sabiendo que va sin acento... se miran de mi y se ríen... con esa sonrisa rara que comparten los frikis expertos en informática... de sistemas... miran ligeramente para un lado se intentan tapar la boca intentando evitar salpicar con la saliva producto de tener en su día aparatos en los dientes... 
uno mira al otro con ojos de deseo y cariño... 
lo veo a través de las gafas de su compañero el cuál tengo muy cerca... este sonríe a su vez de manera similar... después de escuchar l…

sentirse gorda feminista

me ha costado escribir el título de este escrito...

¿has dejado de lavarte los dientes algún día? seguro que tienes 3 minutos libres cada día...

pero si no te los lavas seguramente es porque no estás feliz...

*si te lavas los dientes eres feliz...
(este es el truco)

sin prisas...

Un hombre le dijo a Buda:
- Yo quiero felicidad.
Y Buda le respondió:
- Si dejas de lado el "yo" y el "quiero" ya la tienes.

hoy es un milagro, cada día lo es... cada detalle es milagroso...

Cuesta verse fuera del standard de belleza que la sociedad y que tú misma te impones... el no conseguirlo puede aminorar tu autoestima e incluso tu valía profesional... por darle vueltas al "qué pensaran"... cuando en realidad poca gente desgasta su energía en pensar sobre eso referente a otras personas... lo gastamos en nosotras mismas... y si comes lo que te apetece y no comes nada del otro mundo... puede que ganes unos quilos... y si eso supone lo que tu piensas sobre ciertas personas..…

divagando en el instante presente

nada como que te dejen de lado... nada como que pasen de ti... nada como que te hagan el vacío... nada de lo que creas que te hagan va dirigido a ti... sino que a ellas mismas... se odian tanto que se refleja su odio un poco cerca de ti... si pasas por ahí... y así toda la vida...

yo no dejo de lado y ayudo siempre que puedo... pero nunca recibo el mismo trato... quizás la gente esté acostumbrada siempre a joder y vivir jodiendo a los demás... creo en seguir mi manera de hacerlo lo mejor que pueda siempre y pensar en todo el mundo... no solo en mi...e intentar mejorar... a veces igualmente sueño cosas que me sacan de donde estoy...
sueño en otros sitios... no se qué hago aquí... en una cama ajena ... en la que apenas quepo... he descubierto un nuevo dolor... se llama ciática... esconderse el llanto... ante tu verdugo... ya no me hace más víctima.... si no se puede detener la pena... sale por algún sitio... la falsa ilusión de hacer por hacer que hace que mueran los días como días no…